Como sabéis ayer fue presentado el iPhone5 en la Keynote más esperada del año. El evento causó, como ya es habitual en Apple, una expectación a nivel mundial sin precedentes. Pero, ¿Es lo que todos esperábamos ver?.

Apple salió a la palestra sin rodeos y directa al grano, primero haciendo mención de los éxitos cosechados durante toda su historia, así como los éxitos que esperan conseguir con todos sus nuevos productos. El momento mágico llegó, y por fin pudimos ver el nuevo buque insignia de Apple: el iPhone 5.

Tim comunicaba la cantidad de mejoras internas que se han realizado, como la nueva cámara de 8 Mpx, el nuevo chip A6 que ofrecerá una velocidad de proceso inmejorable, una pantalla de 4″ de Retina, iOS 6 de serie, una bateria con más vida, los nuevos auriculares.. una máquina precisa en la palma de tu mano.

Al acabar la presentación, y previo paso a la presentación de la gama de los nuevos iPods, nos quedamos un poco desilusionados por varios motivos, entre los cuales destaco la filtración del prototipo que vimos circular por toda la red. Esta es nuestra mera impresión personal, que intentamos compartir con vosotros.. Pero es que, este nuevo iPhone 5 no es un antes y un después. ¿O sí lo es? Para muchos sí, para muchos no.

Apple nos tiene mal acostumbrados, hemos de reconocerlo. Son ellos los que han marcado el paso o el salto hacia la evolución de los smartphones, ofreciendo un dispositivo capaz de darte la exquisitez en todos sus aspectos. Esta vez Apple ha preferido renovar a innovar, un arma de doble filo que puede poner en duda a muchos de sus seguidores. Para muchas compañías hoy es un gran día, puesto que la primera que lance u ofrezca algo totalmente innovador se llevará esa cuota de mercado que no está del todo saciada. Y es que, la opinión de muchos es: – ¿para que voy a dar el salto de un 4s a un 5?.

Estamos seguros de que será todo un éxito, como todos los productos que salen de la factoría de Cupertino. Pero para mantener esa posición, esa imagen de evolución e innovación deben de sorprender a su público, y ayer, bajo nuestro criterio, no se nos sorprendió o no se nos ofreció lo que nos esperábamos.

Puede que nuestras palabras cambien cuando tengamos en nuestras manos el nuevo iPhone 5, pero lo que nadie nos negará es, que el factor sorpresa ha desaparecido.. esperamos que lo recuperen y vuelvan a sorprendernos!